Ante el aumento permanente que se ha generado en las últimas semanas de personas contagiadas por COVID-19, así como la aparición de subvariantes, el uso de las mascarillas ha retomado su relevancia, como medida preventiva.

Si bien es cierto, que durante más de 2 años hemos tenido que utilizar el cubrebocas, también lo es que a veces se olvidan las pautas básicas para su uso y ello puede generar riesgos o exceso de confianza al hacerlo incorrectamente.

Algunos casos que se han advertido sobre su mal uso son: dejar descubierta la nariz, tocar la superficie interior con manos sucias, dejarlo suelto o con espacios por arriba de la nariz, así como traerlo en el cuello como collar o por debajo de la barbilla.

Ante estas circunstancias, retomo las recomendaciones que han publicado centros especializados de salud y la propia Organización Mundial de la Salud, entre ellas destacan las siguientes:

  • Antes de colocar el cubrebocas, lávate las manos correctamente.
  • Revisa cuál es el lado correcto, ten mucho cuidado de no usarlo por el reverso.
  • No dejes que entre en contacto con superficies que puedan estar contaminadas.
  • Al colocarlo, es muy importante que tus manos no toquen la parte interna.
  • Ajústalo a tu cara, cuida de cubrir completamente tu boca y nariz.
  • Mientras lo traigas puesto no lo toques. Si por cualquier razón lo haces, lávate las manos o límpialas con un gel a base de alcohol.
  • No lo compartas con nadie, es de uso personal.
  • Aun cuando utilices el cubrebocas, debes estornudar y toser en el ángulo interno del codo o con un pañuelo.
  • Su utilización no debe extenderse más de un día. Incluso, algunos expertos consideran que es conveniente cambiarlo cada cinco horas.
  • Si el cubrebocas se humedeció, retíralo inmediatamente y deséchalo.
  • Retíralo si está roto, desgastado o tiene alguna perforación.
  • Si visitaste a un enfermo, también retíratelo y deséchalo.
  • No lo uses en el cuello o en la cabeza.
  • Para quitarlo, hazlo por detrás, no toques la parte delantera del cubrebocas.
  • Una vez retirado, deséchalo inmediatamente.
  • No olvides lavarte de inmediato las manos con agua y jabón.
  • Por ningún motivo arrojes tu cubrebocas a la calle.

Sin duda, estas recomendaciones que emiten especialistas en el cuidado de la salud sobre el uso y disposición del cubrebocas, nos sirven de referencia para saber qué hacer y qué no hacer con dicho instrumento, que en estos momentos retoma su relevancia.

Estoy cierto que han sido tiempos complejos y que aún estamos en un proceso donde la pandemia no se ha terminado; por lo que tenemos el deber de cuidarnos unos a otros, continuar con las medidas preventivas y tomar las previsiones necesarias, ante el aumento de contagios.

Y tú, ¿qué más nos puedes compartir sobre el uso correcto del cubrebocas? Te invito a dejar tu mensaje en mi página de Facebook David Villanueva Lomelí. Con los Hashtags #Puebla y #VívelaBien.

Como menciona la sabiduría popular: “Tu salud es una inversión, no un gasto.”

Facebook: David Villanueva Lomelí