El 19 de junio celebramos en México el día del Padre, como una fecha especial en la que honramos la memoria de quienes en vida fueron parte fundamental para nuestro crecimiento y desarrollo como personas; así como festejar a los hombres que tenemos la dicha de ser papás.
De acuerdo con información de diversas fuentes de Internet, la celebración tiene su origen a principios del siglo XX, en Estados Unidos, cuando Sonora Smart Dodd, hija de un granjero y veterano de la Guerra Civil, propuso que se reconociera y celebrara la labor que realizan los padres en el hogar. Ella propuso festejar a los padres como una manera de agradecer a su papá, Henry Jackson, quien se encargó de cuidar a sus seis hijos, luego de que murió su esposa al dar a luz al último de ellos.
De acuerdo con las fuentes de acceso público, cuando escuchaba un sermón en la iglesia sobre el Día de la Madre, Smart Dodd pensó que los padres también merecían una celebración. Inicialmente, propuso que el Día del Padre se festejara el 5 de junio, día del cumpleaños de su padre. Oficialmente, se considera al 19 de junio de 1910 como el primer festejo oficial del Día del Padre oficial en Estados Unidos. En México, se tomó como referencia el tercer domingo de junio de cada año, como un festejo no oficial, más bien como un reconocimiento al cariño y empeño que como papás dedicamos a nuestras familias.
En otros países, se celebra el 19 de marzo como referencia al santoral de la Iglesia Católica, y en otros, un número considerable lo realiza en el mes de junio, con base al antecedente que ya se ha comentado.
Sin duda, el ser papá es una dicha y una gran responsabilidad que muchos de nosotros abrazamos con profundo amor, ya que dimensionamos y entendemos que la figura paterna tiene un papel relevante en la educación de las niñas y niños. Más allá del festejo, el tipo de reunión, si estamos en posibilidad de comprar un regalo y de los cuidados que debemos tener ante el incremento de contagios de COVID-19, lo importante es disfrutar ese tiempo con las personas que amamos. Los que tienen la oportunidad de que sus padres estén vivos, disfrútenlos; a los que ya han dejado huella en nosotros, honremos su memoria; los que son papás y tienen la oportunidad de celebrarlo, valoren el tesoro intangible que tienen en sus hijas e hijos.


¡Muchas felicidades a todos los papás en su día! Un cordial abrazo y mis mejores deseos.

Y tú, ¿qué más nos puedes compartir sobre el Día del Padre? Te invito a dejar tu mensaje en mi página de Facebook David Villanueva Lomelí. Con los Hashtags Puebla y #VívelaBien. Como señaló el poeta alemán Friedrich Schiller: “No es la carne y la sangre, sino el corazón, lo que nos hace padres e hijos.”


Facebook: David Villanueva Lomelí