Para quienes gobiernan y la ciudadanía es clave evidenciar cómo se ha transformado la administración del sector público. Las nuevas tecnologías han producido herramientas digitales en ámbitos como gobierno, oferta de servicios y democracia; lo que no solo abre una brecha significativa respecto de la gestión pública de hace apenas quince años, sino que además involucra a los actores dentro de escenarios y formas de participación emergentes en la relación Gobierno-ciudadanía.

Este libro ofrece opciones para entender qué hacer frente a nuevas tendencias, paradigmas y retos y cómo encararlos. Es importante repensar las organizaciones púbicas, definir estrategias digitales que incluyan conocimientos y competencias para los servidores públicos, integrar las tecnologías de la información y del conocimiento.

El objetivo de esta investigación es mostrar que la innovación no significa mecanizar la administración en detrimento del bienestar humano; por el contrario, el desarrollo de una gestión digital solo puede pensarse como un camino hacia el fortalecimiento de derechos ciudadanos.