Opiniones

Teteles de Santo Nombre

Por: David Villanueva Lomelí

El municipio de Tlacotepec de Benito Juárez, cuenta con una zona arqueológica llamada “Teteles de Santo Nombre”, que se dice puede ser la ciudad más grande del Valle de Tehuacán y de la mixteca poblana.

Según vestigios encontrados en Tlacotepec, se afirma que en el año de 1,300 a.C. ya había asentamientos humanos, y posteriormente en el siglo XIV llegaron grupos del sur.

“Teteles” significa “montículos de tierra”; mismos que abundan en esta zona arqueológica. Para llegar a ella, se divisan 20 montículos de la que sobresale una gran piedra donde al parecer estaba trazado un mapa del México prehispánico.

Teteles es uno de los asentamientos más importantes de la región de Puebla-Tlaxcala, Tehuacán y el centro de México.

Desde 2008, esta zona ha estado en trabajos de restauración por parte del Instituto Nacional de Antropología e Historia.

La pirámide más grande descubierta en “Teteles de Santo Nombre” tiene más de 22 metros de altura.

Este sitio posee características arquitectónicas similares a Teotihuacán.

Se han encontrado también un conjunto de tres templos: la llamada “Plaza Gran Altar”, donde se realizaban intercambios con otras regiones más lejanas; la Plataforma sur y el Edificio de los Caracoles, de 14 metros de altura. En Teotihuacán existen 23 conjuntos de este tipo.

Es un asentamiento clave para entender la interacción que mantuvieron en la época prehispánica las áreas del centro, golfo y Oaxaca; presentando un panorama del desarrollo de las poblaciones que ocuparon el área de Tehuacán-Zacatlán.

Teteles de Santo Nombre tiene una extensión aproximada de 60 hectáreas en las que aún se conservan restos de plataformas habitacionales, plazas, terrazas, altares, entre otros.

Como dijo Edmund Burke: “Las personas que nunca se preocupan por sus antepasados jamás mirarán hacia la posteridad.”